Discurso de la República de Guinea Ecuatorial en la sesión informativa del Consejo de Seguridad sobre el uso de armas químicas en la República Árabe Siria.

Sr. Presidente,
La República de Guinea Ecuatorial expresa sus agradecimientos a la República Francesa y a los demás miembros del Consejo que han permitido la convocatoria de esta reunión. También agradece al Señor Presidente, por haber decidido mantener esta reunión bajo el tema: "Amenazas a la Paz y Seguridad Internacionales: la Situación en Oriente Medio" Tema muy acertado, puesto que efectivamente los acontecimientos que se están registrando recientemente en Oriente Medio, constituyen una verdadera amena a la paz y a la seguridad, no solo de esta región, sino a nivel internacional: Desde las manifestaciones en la franja de Gaza con la perdida de varias vidas humanas, a los ataques con misiles a Siria, pasando por el horrendo ataque con armas químicas en la localidad siria de Duma, son situaciones de profunda preocupación para la Republica de Guinea Ecuatorial.

Este último fin de semana, nos hemos despertado con un relato que viene a sumarse a los periodos más tristes y sangrientos del conflicto sirio. Según las informaciones difundidas por la prensa internacional, el pasado 7 de abril, murieron en la localidad siria de Duma (en Guta oriental) al menos 40 personas, la mayoría mujeres y niñas, como consecuencia de la asfixia provocada por un gas venenoso. Mediante unos ataques aéreos, uno de los beligerantes arrojó barriles de bomba con gas sarín o de cloro en este último bastión controlado por fuerzas anti-gubernamentales.

Según informaciones, estas ofensivas mortíferas podrían constituir no solo una respuesta como consecuencia del ataque perpetuado el día anterior contra barrios residenciales de Damasco por el grupo islamista el Ejército del Islam (Jaïch Al-Islam) que cobró la vida de 4 personas y otros resultaron heridas, sino también una presión militar cuyo objetivo es lograr que el ala militar del grupo islamista regrese a la mesa de negociaciones para la implementación del Acuerdo de evacuación de combatientes y civiles contraído a principios de este mes con la Federación Rusia.

Sr. Presidente,

Como lo señaló en esta sala, el dia 4 de abril, el Director y Adjunto del Alto Representante para Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas, Sr. Thomas Markram, actualmente se sencuentra en Damasco, una Misión de investigación de la OPAQ, sin embargo, como sabrán, sus conclusiones y recomendaciones no son vinculantes y no implican una atribución de responsabilidades en caso de se evidencien pruebas de uso de sustancias químicas prohibidas por los Tratados Internacionales. Es un hecho que nos permite, por un lado, recordar la obligación de que las partes den pasos esenciales hacia la plena implementación de la resolución 2118 (2013), y por otro, reiterar la necesidad de creación del Mecanismo Independiente de Investigación de las Naciones Unidas (UNIMI) cuya tarea debe centrarse en evitar la impunidad, identificar a los responsables y prevenir en la medida de sus posibilidades ataques futuros.

Para la Republica de Guinea Ecuatorial, ningún solo caso de utilización de armas químicas debe quedar sin investigar ni impune, por lo que las graves informaciones que proceden de Siria, sobre todo el uso de productos químicas como arma contra civiles, tanto el caso de Duma que nos ocupa hoy, como otros del pasado deben ser investigados de forma exhaustiva, justa, objetiva e independiente por las instancias internacionales siguiendo los estándares de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas. Los resultados de tales investigaciones deben hacerse públicas y los responsables deben afrontar la acción implacable de la Justicia.

Sr. Presidente,

El hecho de que las sustancias químicas sigan usándose, especialmente contra civiles, es motivo de honda preocupación para el gobierno de la Republica de Guinea ecuatorial. Durante el Debate General del septuagésimo segundo período de sesiones de la Asamblea General, el Presidente de la República de Guinea Ecuatorial S.E. OBIANG NGUEMA MBASOGO condenó en los términos más enérgicos el uso, la fabricación, la tenencia y distribución de las armas químicas en los conflictos armados. Conviene recordar que ningún país miembro de este Consejo debe considerarse exento de esta obligación, que además, concuerda plenamente con el Capítulo I de la Carta de las Naciones Unidas que consagra la voluntad de los Estados Miembros a construir un mundo de paz y bienestar para la Humanidad.

Asimismo, el Consejo de Seguridad se encuentra en una encrucijada de opciones: reforzar la presencia de fuerzas internacionales con miras a una futura intervención militar, tal como lo vienen insinuando algunas potencias militares, o proseguir con las negociaciones internacionales, llámense Ginebra, Astaná, Sochi o Ankara.
Sin embargo, la Historia, sigue enseñándonos que el intervencionismo militar nunca ha solucionado los conflictos, sino más bien los multiploican y los eternizan, creando la desolación y la ruina.

Sr. Presidente,
Para la Republica de Guinea Ecuatorial, la solución para poner fin al conflicto sirio, coincide con las declaraciones hechas ayer por el Papa Francisco en la tradicional misa del Domingo en la Plaza de San Pedro en el Vaticano: “ No hay una buena guerra y una guerra mala, y nada puede justificar el uso de tales instrumentos de violencia contra personas y poblaciones desarmadas, Los líderes políticos y militares deben elegir el otro camino, el de las negociaciones, el único que puede conducir a una paz que no es la de la muerte y la destrucción.”

Señor Presidente concluimos esta intervención, reiterando el llamamiento de la Republica de Guinea ecuatorial a los países y actores con influencia tanto en Siria como en Israel y Palestina, para que hagan uso de esta influencia a fin de forzar a todas las partes involucradas en estos conflictos que alivien el sufrimiento de las poblaciones; que se sienten a negociar, para poner fin a esta crónica amenaza a la paz y a la seguridad internacionales que persiste en Oriente Medio.

Muchas Gracias.


Para leer el artículo completo de , haga clic aquí.